Definiendo la democracia: Moderación

La moderación no es una ideología, sino más bien una actitud que permite el control y la reflexión y prioriza los hechos en vez de las emociones, lo que con frecuencia permite llegar a un arreglo.

La moderación parece estar teniendo una mala reputación en estos días. En un clima político cada vez más polarizado, llegar a un arreglo a menudo se considera cobarde. Tomarse el tiempo para pensar sobre un problema antes de dar una respuesta a veces se interpreta como indecisión. Pero, ¿qué significa realmente “moderación”? Algunos dicen que es como venderse pero ¿es eso realmente así?

El concepto de moderación (o templanza) se remonta al mundo antiguo. Los griegos lo incluyeron entre las Cuatro Virtudes Cardinales (las otras son Justicia, Sabiduría y Valentía), pero la moderación se consideraba la más importante debido a su papel regulador. Por ejemplo, muy poca valentía se consideraba cobardía. Demasiada valentía se consideraba imprudencia. La moderación nos ayudaba a encontrar el equilibrio adecuado.

La moderación no es necesariamente una postura ideológica, sino una actitud intelectual que permite el control y la reflexión. Y no se nace con moderación; se adquiere con el tiempo, como se hace con cualquier otra habilidad. Sin este principio de moderación, los debates se convierten en un “reality show” a medida que las emociones abruman los hechos y gana la voz más fuerte. Más allá de la política, sin el principio de moderación, la mente carece de autodisciplina. Nuestros impulsos, deseos, carencias y necesidades inmediatos, abruman nuestros mecanismos de filtración. No solo tomamos malas decisiones, sino que nuestra capacidad de toma de decisiones en sí misma se erosiona con el tiempo.

En nuestra sociedad actual, ¿se ven los tipos de moderación descritos anteriormente? ¿Se ven movimientos políticos moderados? ¿Se ven líderes moderados? Lamentablemente no. Cada vez más, nuestras tribus políticas no reflejan moderación. Reflejan los extremos, inclinándose hacia los elementos más ruidosos de la sociedad en lugar de los más razonables. Aunque los movimientos sociales con frecuencia son impulsados por una ira comprensible a causa de la injusticia, podrían ser más efectivos si se atenúan por un impulso de moderación que da más espacio y permite llegar a un arreglo entre los diferentes grupos. Mientras tanto, nuestros líderes están muy dispuestos a apelar al miedo y la división, al tiempo que condenan en voz alta el tipo de arreglo que en realidad podría conducir al progreso y a una mayor unidad nacional.

Ahora, esto no significa que la moderación deba llevarnos a comprometer nuestros valores o evitar que luchemos por lo que es correcto. Sin embargo, significa que deberíamos, cuando sea posible, explorar la realización de reformas significativas sin socavar las instituciones que permiten a los grupos de la sociedad resolver conflictos de manera pacífica.

 

Thomas Jefferson destacó la moderación de George Washington como el valor más importante que le permitió a los Estados Unidos tener éxito en sus primeros días, alabando a Washington en una carta: “[La] moderación y la virtud de un solo personaje probablemente han impedido que esta revolución se termine como la mayoría de otras, con la subversión de esa libertad que pretendía establecer “. De hecho, fue la moderación y la reflexión de Washington lo que aseguró una transición desde una Revolución a una República. Pasó de una inquebrantable oposición a los británicos a descubrir cómo reunir estados contrastantes en una sola unión cuando no había un enemigo común en contra del cual unirse. Esta forma de la creación de consenso requería el tipo de compromiso que con demasiada frecuencia se demoniza en DC hoy.

Y Washington comprendió la importancia de no dejar que las emociones abrumen los hechos, y aconsejó a su sobrino Bushrod que priorizara el escuchar en lugar de hablar: “Levántate pero rara vez … Nunca te agites por algo más que un calor decente, y ofrece tus sentimientos con modesta timidez, opiniones así expresadas, son escuchadas con más atención que cuando se pronuncian en un estilo dictatorial “.

Parte del problema en el entorno acalorado de hoy es nuestra incapacidad de ver la política desde el punto de vista de Washington, es decir, de manera objetiva. De hecho, la moderación requiere un nivel de desapego. Así como el moderador ideal del debate se separa de las preferencias personales y las inclinaciones políticas para salvaguardar un debate justo, un moderado se separa de las reacciones instintivas. De hecho, en lugar de aceptar o rechazar una idea de inmediato, deberíamos permitirnos jugar al abogado del diablo y considerarla desde todos los ángulos posibles. La moderación profundiza nuestra capacidad de pensar al ralentizar deliberadamente la forma en que digerimos la información.

El éxito de nuestra democracia depende, al menos en parte, de la medida en que adoptemos la virtud de la moderación. Tenemos que dar un paso atrás y preguntar: ¿es una sociedad en la que todos nos gritamos los unos a los otros realmente cómo queremos que sea nuestra democracia? Así como debemos volver a comprometernos con los valores que sustentan nuestra Constitución, como el Estado de Derecho, la Soberanía Popular y la Separación de Poderes, también debemos volver a comprometernos con el importante rasgo de carácter que es la moderación.