Definiendo la Democracia: Autoritarismo

El autoritarismo involucra a una sola persona o un pequeño grupo de personas que creen que ellos y solo ellos pueden hablar por la gente en general. Como supuestos representantes del pueblo, minimizan los controles y equilibrios, limitan el pluralismo político, suprimen o desacreditan a quienes se oponen a ellos y aprovechan la autoridad ejecutiva expansiva para maximizar su propio poder.

Noticias censuradas. Policía secreta. Un refrigerador vacío. Poco o nada de electricidad. Estas son las imágenes sombrías que vienen a la mente al mencionar las palabras “autoritario” o “tiránico” para describir una sociedad donde el espíritu humano es aplastado. Ciertamente, hay estados así (como Corea del Norte). Pero, en general, los gobiernos autoritarios son mucho más sutiles que ese estereotipo en su práctica, y mucho más difíciles de reconocer en su creación y formación, hasta que es casi demasiado tarde para detenerlos.

En su forma más básica, el autoritarismo involucra a una sola persona o un pequeño grupo de personas que creen que ellos, y solo ellos, pueden hablar por la gente en general. Como supuestos representantes del pueblo, minimizan los controles y equilibrios, limitan el pluralismo político, suprimen o desacreditan a quienes se oponen a ellos y aprovechan la autoridad ejecutiva expansiva para maximizar su propio poder. A veces, su control se mantiene a través del frío cañón de acero de una pistola. Más a menudo, su poder es mantenido a través de formas que en realidad imitan a una democracia. Se celebran elecciones, existen instituciones y la economía es productiva. Sin embargo, el efecto de esas características democráticas es imaginario en un estado autoritario.

En una verdadera democracia, las elecciones tienen reglas predecibles pero resultados impredecibles; En un gobierno autoritario, la realidad es a menudo exactamente lo opuesto, con reglas que cambian con frecuencia, pero siempre con los mismos resultados. Instituciones como los tribunales, la legislatura y la prensa son mantenidas débiles e incapaces de cuestionar el liderazgo de la nación. La economía está degradada en redes personales de clientelismo y con frecuencia está limitada en sus productos (ver Rusia o Venezuela), lo que la hace particularmente vulnerable a las tendencias mundiales. Lo que mantiene unido este sistema represivo es la combinación poderosa de líderes autoritarios y sus mentiras.

Curiosamente, esas mentiras están hechas para esconder una verdad muy incómoda. El hecho mismo de que los gobiernos autoritarios mantengan la farsa de pretender tener cosas como elecciones e instituciones es porque se sienten incómodos al ser percibidos como autoritarios. Para ganar respeto y legitimidad, por dentro y por fuera, crean unos escaparates de democracia. De hecho, ¿no es la imitación la mejor forma de adulación?

La verdadera democracia se basa en parte en el hecho de reconocer una verdad fundamental sobre los seres humanos: somos falibles. Cometemos errores. Siendo ese el caso, es mejor escuchar a un gran grupo de personas antes de tomar una decisión y, de vez en cuando, cambiar las personas que toman las decisiones para introducir sangre fresca en nuestro cuerpo político colectivo. Es por eso que las democracias reales valoran tanto el derecho al voto. Los gobiernos autoritarios hacen lo contrario. Al otorgar una gran cantidad de poder a una sola persona, o a un pequeño grupo de personas, indefinidamente, presumen que esa persona o personas son infalibles. Como nadie puede ser infalible, los responsables se ven obligados a mentir para mantener el control. A corto plazo, pueden salirse con la suya. Después de todo, ha habido muchos autoritarios inteligentes y capaces, expertos tanto en los asuntos de estado como en el arte del engaño. Pero las mentiras son una base inestable para cualquier gobierno a largo plazo, y eventualmente, la gente se entera de todo, lo que con frecuencia conduce a protestas y, a veces, al cambio de régimen.

En el mejor de los casos, Estados Unidos es un lugar que exalta la búsqueda de la verdad, donde la prensa es independiente y ofrece hechos claros y distintas perspectivas . Y a pesar de sus muchas deficiencias, nuestra democracia nos permite escuchar nuevas voces, ayudándonos a auto-corregir y encarnar mejor los principios sobre los que se fundaron los Estados Unidos. Eso no sería posible en un régimen autoritario, donde solo el partido gobernante puede tener razón.

Lo anterior puede parecer un cliché político, pero la capacidad de hablar, ser escuchado y lograr un cambio real ha sido una parte fundamental de la historia de Estados Unidos. Incluso durante algunos de nuestros días más oscuros, cuando las insidiosas mentiras de la supremacía blanca y Jim Crow permanecieron firmemente atrincheradas en los corazones y las mentes del público, así como en las instituciones de poder desde la policía local al Congreso, los ciudadanos se rebelaron para producir un cambio profundo y duradero. La gente común dirigida y representada por héroes de la lucha por los derechos civiles como Martin Luther King Jr, John Lewis y Rosa Parks marchó, protestó y lo arriesgó todo para difundir la idea de igualdad y dignidad para todos.

El movimiento por los derechos civiles no progresó con inventarse nuevos valores, sino al invocar nuestros principios fundamentales y hacer un llamado al país para que los cumpliera. De hecho, en el Día de la Independencia de 1852, Frederick Douglass dijo: “Aferrense a este día, aferrense a él y a sus principios, con la misma fuerza que un marinero sacudido por la tormenta se aferra a un larguero a medianoche”. Debemos recordar sus palabras ahora más que nunca. La libertad está en el ADN de nuestra democracia constitucional, y mientras estemos dispuestos a hablar y luchar en su nombre, podemos asegurar su supervivencia.