Definiendo la democracia: Federalismo

El federalismo es el sistema por el cual el poder en los Estados Unidos (y otros países) se divide entre el gobierno nacional por un lado y los estados por el otro. Esta división del poder sirve como otro control que limita el poder del gobierno federal y los gobiernos estatales.

En El Federalista n. 39, James Madison explicó que el nuevo gobierno federal sólo tendría los poderes que le fueran delegados, y dijo que “su jurisdicción se extiende sólo a ciertos objetos enumerados”. Mientras tanto, los estados retendrían TODOS los demás poderes, manteniendo “una soberanía residual e inviolable sobre todos los demás objetos”. Madison estaba respondiendo a las preocupaciones de los estados sobre los derechos de quienes se oponían a ratificar la Constitución. De hecho, nuestros fundadores creían que ese sistema de doble soberanía o gobierno compartido era crucial para proteger a las personas de la tiranía del poder sin control a nivel nacional.

Nuestro sistema de federalismo es único porque, aunque el gobierno federal tiene un poder considerable: puede imprimir dinero, regular el comercio interestatal y declarar la guerra, por ejemplo, los poderes delegados al gobierno federal y enumerados en la Sección 8 del Artículo I de la Constitución de los EE. UU. son en realidad muy pocos. Y en nuestro país, muchos de los poderes gubernamentales más importantes se comparten con los estados (por ejemplo, los impuestos) o se reservan exclusivamente para ellos (por ejemplo, mantener el orden dentro de su territorio). Además, la gran mayoría de las leyes en este país son aprobadas a nivel estatal y local.

Los Estados Unidos han vivido bajo ese sistema, en diversos grados, desde la ratificación de la Constitución, por lo que es difícil imaginar un mundo sin él. Pero trate de imaginar cómo sería la América de hoy si nuestros fundadores no hubieran equilibrado los derechos de los estados con el poder del gobierno nacional. Y trate de imaginar cómo ejerceríamos nuestros derechos y deberes como ciudadanos si la relación entre el gobierno federal y los estados se modificara fundamentalmente a favor del primero.

Imagínese siendo una maestra de escuela pública en una ciudad mediana, cerca de College Station, Texas. A lo largo de su carrera, el historial de educación del gobierno nacional ha sido adecuado. Algunas administraciones han trabajado con el Congreso para hacer recortes de fondos e incluso reducir los estándares de los docentes. Pero en general, su distrito escolar ha sido atendido bien. Sin embargo, el Congreso acaba de aprobar una legislación para nacionalizar el plan de estudios, una decisión que significa un desastre para su escuela. De hecho, muchos de sus estudiantes esperan matricularse en Texas A&M, y el nuevo plan de estudios no incluye nada sobre agricultura. Se vuelve cada vez más frustrada y enojada a medida que los estudiantes de su escuela no reciben la educación que merecen y necesitan para su futuro.

Y sus preocupaciones sobre su escuela van mucho más allá del aprendizaje en el aula. El Congreso también aprobó recientemente una ley que exige que los maestros de las escuelas públicas ayuden a los agentes federales que investigan a los estudiantes que podrían estar en el país ilegalmente. Usted entiende la importancia de la inmigración legal; somos una nación de leyes, después de todo. Pero usted ha sido puesta en una posición insostenible de ayudar a deportar a sus estudiantes (que por causas ajenas a su voluntad llegaron a este país ilegalmente) o violar la ley federal.

Su trabajo como educadora se ha vuelto extremadamente difícil. Y lo que es peor, siente que no tiene ningún recurso para efectuar algún cambio. De hecho, ¿qué cambio podría hacer como una sola ciudadana entre más de 300 millones? ¿Cómo puede cambiar personalmente la dirección de la política educativa del Congreso? ¿Y cómo puede resistir a la presión de los funcionarios federales?

Ahora, afortunadamente, ese escenario no es nuestra realidad. En primer lugar, la educación NO es uno de los poderes enumerados en el Artículo I Sección 8 de la Constitución; es un poder reservado a los estados. En consecuencia, el gobierno federal no puede ordenar un plan de estudios nacional. La maestra en el ejemplo anterior HABRÍA tenido recursos para cambiar el plan de estudios en su escuela, si lo considerara deficiente. Podría haber recurrido al consejo escolar local de educación, donde se desarrolla gran parte de la política educativa en los estados y que probablemente habría sido mucho más receptivo que el Congreso. Incluso podría haberse involucrado a nivel estatal como activista y haber presionado a los funcionarios estatales. De hecho, a pesar de la disfunción de nuestro Congreso, este mes, el estado de Maryland aprobó el proyecto de ley de reforma educativa más importante de cualquier estado en una década, estableciendo un plan de diez años para aumentar los fondos a las escuelas desfavorecidas, aumentar el salario de los maestros, mejorar los estándares y agregar más programas para preparar a los estudiantes para la vida después de la graduación.

En segundo lugar, según la Constitución, establecer políticas nacionales de inmigración es responsabilidad del gobierno federal. Pero una consecuencia necesaria para eso es que los estados NO tienen la obligación de ayudar al gobierno federal a implementar o hacer cumplir esas políticas. Como resultado, la maestra NO habría tenido que ayudar a los agentes federales que investigan a sus alumnos. Esto no tiene nada que ver con la ética o la moralidad de la política individual y tiene que ver con la naturaleza de los estados como entidades soberanas bajo nuestro sistema de federalismo. Dicho de otra manera, los funcionarios estatales o locales no pueden ser comandados por el gobierno federal.

En un país tan vasto, populoso y diverso como los Estados Unidos, el federalismo brinda la flexibilidad y las varias vías de compromiso político necesarias para continuar el experimento de libertad de nuestra nación. Es una protección central contra la disfunción, la corrupción e incluso el autoritarismo a nivel nacional. Y tomando prestada la frase del juez Louis Brandeis, permite a los estados actuar como “laboratorios de democracia”. De hecho, una legislación innovadora, una vez que ha tenido éxito en un estado, puede inspirar una legislación similar en otros estados, así como en el gobierno federal. Esto puede ser cierto, incluso durante los períodos de gran crisis, donde los alcaldes y gobernadores de todo el país dan un paso adelante para proporcionar el liderazgo y la orientación que todos necesitamos, ayudando a combatir una enfermedad o llevando a cabo elecciones en circunstancias sin precedentes. Por eso, podemos agradecer a nuestros fundadores por haber diseñado nuestra nación bajo el sistema del federalismo.