Definiendo la Democracia: Carta de Derechos

Las primeras diez enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos incluyen la libertad de expresión, de la prensa y de religión; el derecho a portar armas, la protección contra registros e incautaciones irrazonables, el derecho a un proceso debido y el derecho a un abogado, entre otros.

En los Estados Unidos, tenemos que trabajar para lograr nuestros objetivos. Esta es la regla básica que se nos enseña en nuestro país, y en muchos otros lugares. A veces, solo a veces, sin embargo, debido a los sacrificios de quienes nos precedieron, simplemente por estar vivos, tenemos derecho a ciertos derechos. Un derecho es esencialmente una confirmación legal de que, en virtud de estar en un lugar determinado, en un momento determinado, una persona tiene derecho a ciertas libertades. Los derechos son la base de nuestras naciones, sociedades y culturas, permitiendo a las personas individuales vivir en sociedades comunales. Las libertades que disfrutamos en los Estados Unidos son el producto de nuestra historia, es decir, de la Constitución y de la Carta de Derechos.

La Constitución es uno de los logros más gloriosos de los Estados Unidos. Establece las reglas y estructuras que sirven como base legal tanto para la existencia de los Estados Unidos como para la distribución del poder dentro de ellos. Pero durante su formación, nuestro proyecto constitucional se enfrentó a una oposición significativa. Algunos estadounidenses destacados, conocidos como anti-federalistas, se opusieron ferozmente. Argumentaron, en parte, que la Constitución no protegía los derechos y libertades de los ciudadanos frente al gobierno federal, y exigieron que incluyera una Carta de Derechos. Creían que estas enmiendas garantizarían explícitamente los derechos de los estadounidenses.

Con esta oposición decidida, quedó claro que la Constitución no sería ratificada por los estados a menos que se agregara una Carta de Derechos. De hecho, un tercio de los estados condicionó su aprobación a su inclusión. Entonces James Madison, el arquitecto de la Constitución, introdujo un conjunto de 12 enmiendas que enumeraban los derechos fundamentales de cada ciudadano estadounidense. 10 de ellos fueron ratificados en 1791 y así nació la Carta de Derechos.

 ¿Qué libertades garantiza la Carta de Derechos? Comencemos con la Primera Enmienda:

“El Congreso no aprobará ley alguna por la que se adopte una religión oficial del estado o prohíba el libre ejercicio de la misma, o que restrinja la libertad de expresión o de prensa, o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al gobierno la reparación de agravios.”

¿Se imagina un mundo sin estos derechos? Si no hubiera libertad de expresión, viviríamos con el miedo constante de decir lo que pensamos sobre la política; decir algo incorrecto podría llevarlo a la cárcel. Si no hubiera libertad de reunión pacífica, olvídese de defender lo que es correcto o de afectar el cambio a través de un movimiento de protesta. La Primera Enmienda hizo posible innumerables movimientos en la historia de Estados Unidos, desde las sufragistas hasta los derechos civiles hasta nuestro momento político actual. Y sin la cláusula de ejercicio libre, el pluralismo religioso en el centro de la sociedad estadounidense sería un sueño, en lugar de una realidad que ha atraído a millones a nuestras costas y que ha asegurado su derecho a practicar cualquier religión.

Pero estos derechos bajo la Primera Enmienda son solo el comienzo.

Bajo la Segunda Enmienda y el precedente constitucional actual, usted tiene el derecho individual de poseer un arma de fuego.

La Cuarta Enmienda lo protege de registros e incautaciones irrazonables por parte del gobierno. ¿Qué significa esto? Bueno, el gobierno no puede simplemente invadir su casa. Para hacerlo, la policía necesita una orden judicial basada en una causa probable y emitida por un juez que limite a quién y qué pueden buscar o incautar. En resumen, tiene derecho a la privacidad en este país que está protegido por la Carta de Derechos. 

La Quinta Enmienda lo protege de tener que testificar contra usted mismo en los tribunales y le garantiza un debido proceso antes de ser privado de la vida, de la libertad o propiedad. ¿Alguna vez se ha preguntado por qué tiene derecho a guardar silencio al ser arrestado? ¿O por qué no puede ser juzgado por el mismo delito dos veces? Puede agradecer a James Madison y la Quinta Enmienda por eso.

La Sexta Enmienda es la razón por la que tiene derecho a un juicio rápido y público, por qué tiene derecho a enfrentar a los testigos en su contra y contar con la asistencia de un abogado para defenderse en un caso penal. ¿Puede imaginar una América sin estas libertades básicas?

Y eso es solo la mitad de la Carta de Derechos.

De hecho, sin las primeras diez enmiendas a la Constitución, nuestro país sería irreconocible. Pero el poder de la Carta de Derechos se extiende mucho más allá de las libertades que protege. Ella demuestra que nuestra Constitución puede cambiar y que nuestro sistema democrático contiene las raíces para su propia mejora con el tiempo.

La Carta de Derechos fue el comienzo de un proceso de enmienda de la visión de los fundadores a lo largo de siglos. Hasta la fecha, hemos agregado otras 17 enmiendas a la Constitución, cada una de las cuales ha cambiado nuestro país de maneras inimaginables en 1791. La 13a Enmienda prohibió la esclavitud en Estados Unidos, mientras que la 14a Enmienda otorgó la ciudadanía a todos los nacidos en suelo estadounidense y exigía a los estados que garantizaran la igualdad de protección bajo la ley. La Decimoquinta Enmienda teóricamente aseguró que a todos los estadounidenses no se les pudiera negar el derecho a votar debido a su raza, color o condición previa de servidumbre. Y la Decimonovena Enmienda finalmente le dio a las mujeres el derecho al voto.

En resumen, la Carta de Derechos es antigua pero atemporal. Muchos de los mayores avances en nuestra democracia se han justificado invocando la Constitución y la Carta de Derechos. Ese es el valor real de esos textos: son lo suficientemente fuertes como para brindar protección, pero lo suficientemente dinámicos como para expandirse. Entonces, mientras navegamos nuestros propios desafíos constitucionales, debemos mirar hacia la Carta de Derechos, porque nuestro futuro sigue teniendo raíces en nuestro pasado.